Un encuentro | An encounter

Donde el arte y la física se encuentran

Obras y texto por Virginia T. Santos

La observación, la duda, la pregunta, el cuestionamiento, los principios, los teoremas, las formas, y así podemos enumerar mucho más sobre lo que emerge del pensamiento. La observación, la madre de toda cuestión. Fijar la atención en lo que
queremos comprender, y preguntarnos para entender sobre su existencia, su color, su aspecto, como queriendo introducirlo a nuestro ser para recién darle uso.
Mientras los antiguos filósofos, andaban en círculos pensando, ya las cosas tenían
formas, ellos ayudaron a las demás mentes a no demorar en la respuesta. Fueron ellos
los pre-Socráticos, los Pitagóricos, y mucho antes que ellos también, quienes en su
escuela le dieron el tiempo y espacio que requerían todas las formulas para poder
existir.
No sabemos si el gato está vivo o muerto, ya que; está vivo y muerto a la vez. Será la
observación la que nos responda, la misma que vieron los ojos desde la creación del
mundo la misma observación como proceso mental que nos sigue respondiendo hasta
hoy.
Encuentro plenamente encantador, que lo observado al cabo de un tiempo se
transforme y acabe siendo una formula, que matemáticamente será reproducida de
mil formas, inclusive introducida a un programa que simule su comportamiento y se pueda predecir en el futuro. La observación de las formas, colores y sentidos, y el Arte por detrás de ese instante de detenerse para tocar, oler, ver y escuchar.
Juntamos sinapsis con el encanto de sentir una flor y olerla, esa misma flor que sigue el
algebra de Fibonacci en su crecimiento, la sucesión matemática que nos dirá que
numero de hojas tendrá, pero esa misma sucesión no podrá suplantar a la belleza ni el aroma.
En mi recorrido por el mundo de la ciencia, lamento haber descubierto la cercanía con
el Arte un poco tarde, siento que estuve como muchos, cegada a ver la exactitud o las aproximaciones asintóticas en las ecuaciones. Es allí cuando se produce el quiebre, cuando uno ve un poco más allá de lo acostumbrado y establecido. Se espera una respuesta o incluso se intuye, pero, ¿también se intuye el dibujo que saldrá luego de agarrar el lápiz, la escultura luego de agarrar el barro?
Cuando los egipcios, babilonios, chinos, incas, etc. usaban razones antropométricas, es decir su cuerpo como unidad de medida, construyeron pirámides y formas talladas en las paredes con aspectos extraños, ¿qué nos querían decir? La matemática estaba
implícita en todo ello, la geometría y exactitud, todo se imponía en las civilizaciones antiguas. Y ahora, ¿seguimos construyendo viéndonos a nosotros o ahora vemos más allá?
A pasado el tiempo y un palo haciendo sombra en el piso aun nos da la hora. Existe
indicios de Arte en todo lo que salga de la imaginación del hombre, sea para concretar
una idea, en el sentido amplio de la palabra y sea también para destruir. Existe arte en
el caos, como el arte de sobrevivir en una guerra.
Con el pasar de la vida, el tiempo se junto con el espacio y formaron según la
relatividad el Espacio-Tiempo, una especie de red donde los planetas descansan y
nuestra vida transcurre, muy plácidamente como en una hamaca. Entre puntos
conexos de la red damos saltos jugando con la idea de viajes en el tiempo. La pregunta
es: ¿será posible eso? ¿alguién ya viajó?
La Ciencia y el Arte, se cruzan constantemente. Nombrar Artistas, Científicos, Pensadores, existen miles, desde los más famosos hasta los más desconocidos. Pienso que todos se complementan, de ciencias y humanidades… sin entrar en sistemas
Neoliberales que salen del foco de toda sensibilidad, creo que el ser humano tiene
mucho de artista y de científico e inherente a el un Dios, siendo este el mismo y a la
vez el Universo.
Las formas de Chladni nos demuestran que, a la frecuencia que vibren las moléculas se
formaran patrones, veremos geometrías escondidas en la naturaleza de la vibración…
La pregunta es: ¿tú que imagen quieres formar?.

Where art and physics meet

Original artwork and text by Virginia T. Santos

Observation, doubt, a question, questioning, principles, theorems, forms, and so we go on listing much more on what emerges from thought. Observation, the mother of all questions. We pay attention to what we want to comprehend, and ask ourselves to comprehend its existence, its color, its aspect, as if wanting to introduce it to our being in order to make use of it.

While the ancient philosophers went around in circles thinking, things already had forms, helping other minds not to delay in response. They were the pre-Socratics, the Pythagoreans, and long before them, their school had granted the time and space that all the formulas need to be able to exist.

We do not know if the cat is alive or dead, since; it is alive and dead at the same time. It will be the observation that responds to us, the same one that the eyes saw since the creation of the world, the same observation as mental process that continues to answer us today.

I am enthralled by how what had been observed transforms after a while and ends up being a formula, which can be mathematically reproduced a thousand ways, even introduced into a program that simulates its behavior from which I can predict the future. The observation of shapes, colors and senses, and art behind that moment of stopping to touch, smell, see and hear.

We join synapses with the allure of a flower and smelling it, that same flower that follows the Fibonacci algebra in its growth, the mathematical sequence that will tell us the number of petals it will have, but that same sequence can not supplant its beauty or scent.

In my journey through the world of science, I regret having discovered the proximity of art a little late. I think I felt as many do, blinded by the accuracy or the asymptotic approximations in the equations. That’s where the break occurs, when one sees a little beyond what is customary and established. One waits for an answer or even intuits it, but can’t one also guess what drawing will emerge after taking up a pencil, or the sculpture after grabbing hold of clay?

When the Egyptians, Babylonians, Chinese, Incas, etc. used anthropometric reasons — using their body as a unit of measurement — they built pyramids and carved shapes in the walls with strange aspects. What did they want to tell us? The math was implicit in its geometry and accuracy, all of it was imposed on the ancient civilizations. And today? Do we keep building seeing ourselves or do we now we see more there?

Time still passes with the movement of a shadow across the ground. There are indications of art in everything that comes out of the imagination of man, whether to specify an idea, or to destroy an idea. There is art in chaos, like the art of surviving a war.

With the passing of life, time was combined with space and formed according to the relativity of Space-Time, a kind of network where the planets rest and our life goes on, very peacefully as in a hammock. Between points connected to the network we take jumps playing with the idea of time travel. The question is: Will that be possible? Has someone already done so?

Science and Art, intersect constantly. Called Artists, Scientists, Thinkers, there are thousands, from the most famous to the most unknown. I think they all fulfill each other between science and humanities … without getting into Neoliberal systems that lie outside the focus of sensitivity, I believe that human beings have much of the artist and scientist inherent in the one God, which is at the same time one’s own self and the Universe.

The Chladni forms show us that — as molecules vibrate according to the frequency, they form patterns — we will see geometries hidden in the nature of the vibration.

The question remains: what image do you want to form?

 

Virgínia T. Santos  hizo la graduación en Ciencias Físicas en la Universidad Nacional de Trujillo – Perú (2002) y el título de Licenciada en Física (2017). Fue a Brasil con beca del mismo país, CAPES y CNPq para hacer el post grado, maestría y doctorado en Física, en el área de Teórica (2009), en el Centro Brasileiro de Pesquisas Físicas (Rio de Janeiro). El último proyecto en el que participó fue en el área de simulación usando el software COMSOL Multiphysics para fibras ópticas. Actualmente se encuentra en Perú en el afán de insertarse en la investigación y docencia. Participó en un grupo llamado Nano en la Escuela de Bellas Artes en la UFRJ-Rio de Janeiro. siendo esta un área ligada a la investigación artística con uso de la ciencia y tecnología. Esta área multidisciplinaria la abrió el camino de relacionar las ciencias exactas con el arte, y ya el 2016 a su regreso a Lima, Perú, fue Asesora Científica en la Escuela de Bellas Artes, siendo satisfactorio y finalizando con una exposición en Febrero del 2016 Muestra de Muestras, en el centro cultural Ricardo Palma en Miraflores. El año 2017 participó de una exposición colectiva, El cuerpo, eterno retorno, realizada en el centro cultural Lucila Walqui.

Posted by

A native of Chicago, Ricky Toledano has lived in Rio de Janeiro, Brazil for over twenty years as a writer, translator and teacher. [a]multipicity is multi-lingual collection of reflections through the humanities.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s